Logroño es la capital de La Rioja, que incluye también parte del País Vasco y de Navarra, es una ciudad llena de vida en la calle.

Además, Logroño saluda a los viajeros con sus calles porticadas, su paso del Camino de Santiago y sus plazas.

Esta capital es muy famosa por sus bodegas, algunas de ellas están muy cerca del centro urbano.

También, cuenta con un buen número de bares, restaurantes y tabernas en donde se disfruta de su gastronomía.

Pero, para disfrutar al máximo un fin de semana en Logroño se debe visitar sus bodegas, y en este post mencionaremos las más importantes.

Un poco de historia de Logroño

Su historia se debe al enclave junto al río Ebro en una zona donde se permite navegar. En tiempos antiguos, Logroño fue frontera entre los reinos de Castilla, Aragón y Navarra.

En el siglo XI, por orden del rey Sancho de Navarra, Logroño pasa a formar parte del itinerario que los peregrinos siguen en la ruta a Santiago de Compostela.

Aparte, era parada en el camino antes de alcanzar Santo Domingo de la calzada. Y no hay que olvidar el interés de los fantásticos monasterios de San Millán de la Cogolla, que queda a más de media hora de Logroño.

Otro elemento de interés histórico es su relación con el mundo del vino. En el siglo XII se comienza a celebrar San Mateo en Logroño que es una feria de carácter comercial.

Fin de semana en Logroño

La mejor actividad que puedes hacer en un fin de semana en Logroño es visitar sus increíbles bodegas, ya que en este lugar reina el vino.

En ellas, podrás aprender sobre la historia, elaboración y vino de La Rioja, y algunas visitas a las bodegas se combinarán con la gastronomía local.

Las bodegas más importantes y que su visita debe ser obligatoria son:

Bodegas Corral (Don Jacobo)

Se ubica en plena ruta jacobea donde se hizo el Hospital de Peregrinos de San Juan de Acre.

Es una bodega con más de un siglo de antigüedad que ha alcanzado un nivel de excelencia en la viticultura.

Su visita es guiada por medio de los procesos de elaboración del vino y al final una degustación en la cuna de los mejores caldos de España.

En su recorrido se observa la bodega, la sala de barricas y los implementos que usan en la elaboración de los vinos.

También, se recorrerán los exteriores, donde están los extensos viñedos, y caminando junto a ellos se explicarán los cuidados que reciben y los procesos de recolección.

Al finalizar su visita se degustan 2 vinos que irán acompañados de un aperitivo riojano.

Bodegas Franco Españolas

Se sitúa a orillas del río Ebro, es una de las grandes bodegas de La Rioja, donde se entrelazan la tradición con la innovación de la tecnología.

Esto ha permitido conseguir los grandes vinos, Diamante y Bordón, que avalan una trayectoria de más de 125 años de historia.

Fue fundada en 1890 como la unión entre España y Francia en un momento crítico en Rioja, cuando los franceses vinieron a la región para reemplazar sus viñedos arrasados por la enfermedad de la filoxera.

Todo esto llevó a Frederick Anglade Saurat, a fundar Bodegas Franco-Españolas. La primera vendimia, un año después, dio como resultado sus vinos iconos: Diamante y Estilo Borgoña.

Luego, pasó a llamarse Rioja Bordón en los años 50, y en el 2017 se rediseña como Bordón.

En 1920, quince años más tarde después de la muerte de Anglade, los franceses venden las acciones y la bodega pasa a ser por completo española.

El Rey Alfonso XIII visitó la bodega en 1903 y 1925. Ernest Hemingwat lo haría en 1956.

Franco-Españolas tiene presencia en grandes ciudades europeas, aparte de en Nueva York, Buenos Aires, La Habana y Caracas. 1964 es una de las mejores cosechas.

Esta bodega familiar desarrolla una propuesta ecoturística innovadora y de gran calidad, referente en la DOca de Rioja y honrada con el Best of Wine Tourism.

Tradicionales catas y visitas guiadas, maridajes, vendimias con niños y una completa agenda cultural de reconocido prestigio.

Al finalizar la visita se degustan 2 de sus vinos más emblemáticos de la bodega, que son Talla de Diamante y Bordón Gran Reserva.

También, se ofrece un aperitivo de salchichón y chorizo, los que son menores a 18 años tomarán mosto.

Bodegas Viña Ijalba

Hablar sobre esta viña es hablar sobre innovación, diferenciación, investigación y respeto del medio ambiente, siendo pionera en la elaboración de vinos ecológicos.

Desde su inicio ha ayudado a la recuperación de variedades minoritarias autóctonas de Rioja buscando una diferenciación que se basa en sus vinos modernos y singulares.

Esta bodega nace de la inquietud de su fundador, Dionisio Ruiz Ijalba, por la recuperación de los suelos para la plantación de viñedos.

En 1975 plantó el primer viñedo y en 1991 construyó su bodega sobre la antigua cantera.

Fue equipada con la tecnología más moderna para fabricar vinos ecológicos, procedentes de sus 90 hectáreas de viñedos propios.

Situados sobre suelos recuperados de antiguas minas a cielo abierto, repartidos en diversas zonas de la D.O.Ca. Rioja.

La bodega es un edificio moderno y vanguardista, donde se priorizan los mejores y más actualizados procesos tecnológicos en la producción del vino.

Su visita incluye un paseo por el jardín de variedades autóctonas, donde se contempla un hermoso paisaje de la Sierra de la Demanda y Sierra de Cantabria.

Se conoce de primera mano el viñedo, para más tarde entrar en la bodega donde se podrá ver el proceso de elaboración de los vinos.

Para finalizar, se hace una degustación de tres vinos ecológicos de la bodega, maridajes y un aperitivo riojano.

Bodegas Olarra

El edificio está pensado para el vino, obra de Juan Antonio Ridruejo en 1973. Compone en sí mismo un tratado de arquitectura aplicada a su proceso de preparación, al que se ajusta a la perfección.

Su elemento más simbólico es el tejado que corona la sala de barricas conformado por 111 cúpulas hexagonales, lo que evita cambios bruscos de temperatura.

Y se ha querido transmitir a los vinos ese espíritu innovador y pionero que el edificio central representa.

En algunos casos, como Cerro Añón, recobrando el ensamblaje ideal como forma de elaboración, como se ha hecho siempre en los grandes vinos de La Rioja.

En otros, como Añares, buscando un vino que evolucione y se adapte, para continuar siendo tendencia mientras pasa el tiempo.

Estas son las bodegas que se deben visitar un fin de semana en Logroño, ya que son las más conocidas por sus exquisitos vinos.

Conclusión:

Logroño, la vibrante capital de La Rioja, se erige como un destino esencial para los amantes del vino y la cultura, mezclando rica historia, una animada escena culinaria y una profunda tradición enológica. Las visitas a sus renombradas bodegas, como Corral, Franco Españolas, Viña Ijalba y Olarra, brindan a los visitantes una inmersión única en el arte de la viticultura y la elaboración del vino, ofreciendo una experiencia que marida la degustación de vinos excepcionales con la auténtica gastronomía local.

Para más información a cerca de que planes hacer en La Rioja o diferentes actividades visita nuestra web.