Si estás planeando una salida en amigos, lo mejor será comenzar el día con adrenalina y una jornada de aventuras que servirá para llenarse de energía.

Así que, la mejor opción es el descenso del Cañón del río Leza, perfecto para compartir con amigos y vivir sensaciones jamás experimentadas.

Además, estarás en un entorno natural que parece sacado de un cuento de fantasía por su increíble paisaje y en donde se respira aire puro y fresco.

En este post, hablaremos sobre las cosas que más destacan de este lugar para que lo visites lo antes posible.

Información sobre el Río Leza

El río Leza pertenece a La Rioja y es corto. Brota en las faldas norteñas de los montes Cerro Castillo y Monterreal, estribaciones de la cordillera Ibérica.

Desembocando por el margen derecho en el Ebro, en el término municipal de Agoncillo. Su afluente primordial es el río Jubera que recibe por la derecha en Murillo de Río Leza.

Cañón del Río Leza

Se ubica en la sierra de Cameros, lo que se conoce como Camareros Viejo, en la zona sur de La Rioja con la provincia de Soria.

La sierra de Cameros siempre ha sido una tierra unida al ganado ovino, donde la lana es una parte fundamental de su economía dentro de una zona poco habitada.

El cañón del río Leza es un impresionante tajo de casi 7 kilómetros muy estrecho y escarpado por donde corre el río con toda su fuerza.

En especial, en otoño que es cuando más agua lleva, así que esta es la época más recomendable para hacer descenso del Cañón del río Leza.

Su fauna y flora

Es rico en bosques de coscojas, quejigos y boj que se observan junto a repoblaciones de pinos.

En cuanto a la fauna, Leza es una Zona de Especial Protección para Aves, lo que hace sencillo el avistamiento de algunas como el buitre leonado y otros habitantes del cañón que hacen de sus riscos el ambiente perfecto.

También, se pueden observar jabalí, hurón, corzos, zorros, garduñas, entre otros animales, y con mucha suerte nutrias y ginetas, lo que sería un claro ejemplo de la pureza de las aguas.

Ruta por el Cañón del río Leza

La ruta más popular es la subida al mirador, saliendo de Leza se agarra el puente medieval y se sigue hasta Soto en Cameros.

Si lo deseas, empieza ahí la ruta y continua el camino hasta el pueblo de Terroba para ver su ermita del siglo XIII.

Sigue la ruta y sube unos 3 kilómetros más hasta Trevijano para contemplar desde su mirador todo el esplendor del cañón del río Leza.

Toda su ruta está señalizada y tiene fácil acceso, todo el recorrido de ida y vuelta lleva 2 horas, pero las personas que están poco acostumbradas a caminar también pueden hacerlo.

Aparte, hay bancos y zonas para descansar o hacer un picnic a lo largo de la ruta, también es ideal para los niños.

Vive la experiencia del descenso del Cañón del río Leza

En este lugar podrás vivir una gran aventura realizando descenso del Cañón del río Leza, ya que puedes hacer saltos increíbles a pozas cristalinas.

Al igual que caminar por el interior de la garganta o deslizarte por los toboganes naturales en la roca, los cuales desembocan en recónditas piscinas naturales con reflejos turquesas.

También, te encontrarás con 3 hermosas cascadas que se conocen como ‘‘Las Fuentes del Restauro’’ mientras increíbles bandadas de buitres sobrevuelan por encima.

Algo muy curioso del cañón del río Leza es que a lo largo de su curso se logran observar huellas de dinosaurios y varias conchas.

¿Qué se necesita para hacer descenso?

El descenso es uno de los deportes más complejos y exigentes que pueden existir. Pero a cambio, la naturaleza ofrece experiencias, imágenes y sensaciones que otras actividades no ofrecen.

No obstante, es recomendable tener un poco de práctica para poder hacer este deporte, así que te diremos algunas cosas básicas para iniciar:

Cómo comenzar

En el descenso es necesario dominar con soltura y habilidad la técnica de repeler y manejo de cuerdas.

Existen distintas escuelas para aprender esta técnica, también es importante tener conocimientos de escalada por si fuese necesario hacer algún escape del barranco.

Un principiante nunca debe intentar el descenso solo, porque resulta muy peligroso. Siempre se recomienda ir con un guía o alguien especializado en esta actividad.

Además, disponer del equipo necesario y homologado, y hacerse un reconcomiendo médico, ya que el nivel de exigencia de este deporte es alto.

Las personas con miedo, con alguna lesión articular y sin las habilidades necesarias, no podrán practicar este deporte por su seguridad y por la de sus compañeros.

Equipo necesario

Existen empresas que alquilan el material para poder hacer descenso, con el tiempo cuando tengas más experiencia podrás comprarte tu propio equipo.

El equipo requerido para realizar este deporte es:

Preparación física

La preparación apropiada para practicar este deporte debe incluir ejercicios de mucha resistencia, cardiovasculares, como correr o nadar, equilibrios y estiramientos.

Este es un entrenamiento que se realiza en cualquier club deportivo, por ejemplo, un rocódromo es un buen lugar para entrenar.

El descenso del Cañón del Leza no es simplemente una actividad física; es una experiencia trascendental que nos desafía a enfrentar nuestros temores, a fortalecer el espíritu de equipo y a conectarnos con la majestuosidad de la naturaleza. Este rincón escondido de España ofrece un escenario espectacular para aquellos que desean celebrar la despedida de soltero de una manera única y memorable.

Mientras avanzas por sus rocas esculpidas por el tiempo y te deslizas por las refrescantes aguas, es imposible no sentir una conexión profunda con el entorno y con tus compañeros de aventura. Estos momentos, llenos de risas, desafíos y triunfos, se convierten en recuerdos que perdurarán mucho más allá de la boda.

Para aquellos dispuestos a salir de la tradicional cena y baile, y que buscan sumergirse en una aventura que les deje huella, el Cañón del Leza es, sin lugar a dudas, el escenario perfecto. Así que, cuando pienses en despedidas de soltero, considera esta propuesta. Te garantizo que no solo regresarás con historias épicas para compartir, sino también con una apreciación renovada por la belleza y el poder del mundo natural.

Que el espíritu aventurero te guíe y que el Cañón del Leza sea el inicio de una vida matrimonial llena de aventuras. ¡Hasta la próxima caída libre!