La calle Laurel es un lugar que no puedes perderte si visitas la ciudad de Logroño. Este lugar es conocido por su gran oferta gastronómica, ya que cuenta con más de 72 bares y restaurantes que ofrecen una gran variedad de tapas y pinchos, acompañados de los mejores vinos de la región de La Rioja. Pero, ¿cómo llegas a la calle Laurel? Hay tres accesos principales desde la calle Capitán Gallarza, Albornoz y Travesía del Laurel, y todos ellos te llevarán directamente al corazón de esta calle emblemática.

Gastronomía

La calle Laurel es reconocida como un oasis gastronómico, ya que a pesar de ser una pequeña zona, cuenta con una gran propuesta gastronómica, y que la joya culinaria es el pincho estrella para el deleite de toda la familia.

El encanto de la calle Laurel no solo radica en su gran oferta gastronómica, sino también en su ambiente acogedor y animado, donde se pueden encontrar locales de diferentes estilos y temáticas, lo que la hace ideal para todo tipo de gustos y preferencias.

Ahora bien, debes tener muy claro que no puedes pasar por la calle Laurel sin probar los diferentes tipos de pinchos que allí puedes encontrar.

El “cojonudo” de El Muro

El Muro, abre sus puertas en 1989, justamente el mismo año que cae el Muro de Berlín. Se especializa en comida típica de la Rioja, con una amplia variedad e innovación en sus pinchos.

Entre sus especialidades se encuentran las bolas de marisco y los calamares a la romana, el ferrero rocher de morcilla o los embuchados de cordero lechal. Su pincho característico es su ‘cojonudo’, un pequeño bollo de pan relleno de picadillo de chorizo con huevo de codorniz y pimiento morrón.

El bocatita del Pata Negra

Otro lugar que no te puedes perder es el Pata Negra, que ofrece una amplia variedad de bocatitas, cerca de unas 30 opciones diferentes con todo tipo de ingredientes. Sin embargo, el preferido entre todos ellos es el de jamón serrano con queso de tetilla fundido.

Este sitio tiene a su disposición cerca de 60 vinos de diferentes denominaciones de origen, que pueden ser pedidos por copas. Además, están preparados para ofrecer pan y cerveza sin gluten si asi lo requieres.

El pincho moruno de Páganos

Si eres amante de la carne, no puedes dejar de visitar Páganos, un lugar que lleva haciendo pinchos morunos a la brasa con carbón vegetal desde 1960, una de esas pequeñas delicias que podrías estar comiendo sin parar durante horas. También son famosos por su tortilla de patata y por sus deliciosas empanadas, que son ideales para llevar y comer en cualquier lugar. Pero quien entra en Páganos sabe que terminará coleccionando unos cuantos pinchos de madera en su plato.

Las setas a la plancha de El Cid

En El Cid, por su parte, son expertos en setas a la plancha, tanto en ración como en pincho. Lo que hace que sus setas sean tan especiales es su secreto mejor guardado: la salsa de la abuela, que les da un sabor único. Además, el vino de Rioja es el acompañante perfecto para este plato.

El ‘Matrimonio’ del Blanco y Negro

Por último, pero no menos importante, tenemos el clásico del lugar: el ‘Matrimonio’ del Blanco y Negro que ha ido pasando por tradición familiar hasta la actualidad. Si quieres casarte o no, aquí vienes a pedir ‘Matrimonio’. Este es un bocatita de pan recién horneado con pimiento verde frito, anchoas y boquerones en vinagre en su interior. Una explosión salada para los paladares más valientes. Pero si eres celiaco, no te preocupes, ya que también disponen de pan sin gluten. La tosta de queso de cabra y jamón serrano al horno también tiene muchos adeptos.

La calle Laurel de Logroño es una visita obligada para aquellos amantes de la buena gastronomía y los buenos vinos. Con una amplia variedad de opciones y una calidad excepcional en cada una de ellas, es difícil resistirse a la tentación de probar todas las delicias que se ofrecen. Si estás planificando tu despedida de soltero en Logroño y quieres asegurarte de no perderte ninguno de los mejores lugares de la ciudad, en Despedidas Rioja te guiamos para que vayas a los mejores bares y discotecas en Logroño. ¡No esperes más y disfruta de la experiencia culinaria de la calle Laurel!